Si la pobreza afecta también a Alemania *

1 July 2009

armut_in_deutschland

Veinte años después de la caída del muro, Alemania parece condenada a seguir dividida. Esta vez, en tres partes. Es lo que se aprende de un estudio acerca de la pobreza publicado a finales de mayo, que destaca algunas evidencias alarmantes: mientras el sur del país es el verdadero motor económico de Europa, en el este y en el noroeste hay ciudades en las que la pobreza alcanza el 27% de la población. Tres millones de niños viven en la indigencia y tienen escasas posibilidades de salir de su condición. La situación podría empeorar tras los efectos de las crisis.

En la mayoría de los casos pobreza en Alemania no significa “hambre”. Según una definición de la Unión Europea es pobre quién gana menos del 60% del sueldo promedio de su estado. En concreto, en este país este porcentaje corresponde a unos 1.066 USD para los solteros y 2.240 USD para las parejas con un hijo. Según explicó Ulrich Schneider, director de la asociación Der Paritaetische, que realizó el estudio El atlas de la pobreza, “pobreza en Alemania significa ganar tan poco como para no poderse permitir participar en la sociedad actual, con la marginación consecuente”.

Debido a razones históricas, se suele considerar rico e industrializado el oeste del país y pobre el este. De hecho, con la reunificación en 1989, muchas de las empresas que dependían del Gobierno comunista en la parte oriental, “cerraron al resultar poco competitivas con las occidentales”, explica Schneider. Los que habían trabajado en estas empresas perdieron el trabajo y muchos emigraron en las grandes ciudades. Sin embargo, según los datos recopilados en el informe, esta simplificación ya no refleja la realidad de la nación. Ahora se pueden individuar tres zonas que proceden a velocidades distintas: suroeste, noroeste y este.

Mientras el promedio de la pobreza en todo el país es de 14,3%, en el estado de Baden Württemberg (suroeste) el índice es del 7,4 por ciento. Más de la mitad de las firmas del índice de acciones principales DAX alemán tienen su sede en esta zona aunque poco más de un tercio de la población vive allí. En regiones como la Baja Sajonia, Hamburgo y Westfalia, que se sitúan en el noroeste, la pobreza es doble y se sitúa alrededor del 14,6%. En Mecklemburgo-Pomerania occidental, el estado natal de la cancillera Angela Merkel, la tasa de indigencia llega al 27%.

Los datos se refieren a 2007, es decir ante de la peor recesión que el país conoció después de la segunda Guerra Mundial. Los expertos señalan que la brecha entre ricos y pobres podría aumentar en los próximos años.

“En Alemania el Estado se hace cargo de los pobres, pero para el mínimo indispensable”, según Schneider. Es decir que no salva estas personas de su condición. A menudo, quien vive con el subsidio de Hartz IV (así se llama la contribución de desempleo, que cambia según la situación pero es de alrededor 480 USD, más el seguro médico) está estigmatizado. Además, según el director de Der Paritaetische los hijos de familias indigentes tienen dificultades para salir de su condición, “es necesario invertir más en la educación ya que es la mejor arma en contra de la pobreza”.

De hecho, según el estudio, los más jóvenes son los que se ven más afectados. Tres millones de niños crecen en condiciones de necesidad, y sólo en la capital, Berlín, el 36% de los menores vive en familias pobres.

Según Wolfgang Büscher de la asociación Die Arche, de ayuda para niños, la pobreza en Alemania no es sólo real sino también emocional. Esto significa que “muchos padres no se cuidan, no se levantan por la mañana o son alcohólicos, y así mismo no cuidan a sus niños, no le pasan algún tipo de dinero o también directamente no le dan de comer”. Los niños que crecen en estas condiciones, tienen dificultad para concentrarse en la escuela y no desarrollan sus capacidades. “No tienen posibilidades de éxito”, explica, “de 1000 chicos que acuden a nuestras estructuras sólo uno consigue el diploma de secundario”. Según Büscher es necesario invertir en la educación y que las escuelas tengan más dinero para poder ayudar y también proporcionar comida.

Con las elecciones en septiembre, hay que esperarse que los temas sociales dicten la agenda política de los partidos. Así como el sueldo mínimo, que diversamente de otros países de la Unión Europea, en Alemania no está fijado por ley.

*Este artículo es una anticipación de una nota que saldrá en el diario La Nación

Advertisements

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s

%d bloggers like this: